Retos de la revolución digital

 

Nuestros clientes se enfrentan diariamente a NUEVOS RETOS. Estamos viviendo momentos de incertidumbre. La globalización y la digitalización permiten que nuevos actores, procedentes de cualquier parte del mundo, puedan irrumpir en todas las industrias.

Se crean 3.100.000 startups nuevas al mes en todo el mundo que reducen la barrera de entrada a los mercados, y que pueden conectar directamente, y desconectarnos por tanto, de nuestros clientes.

Las empresas y organismos públicos disponen, en promedio, de 1500 datos por cada usuario y los datos se han convertido en el valor diferencial que permite que se gane o pierda posicionamiento en el mercado. Y aparecen 20 tecnologías nuevas al día que es necesario observar y evaluar para decidir si pueden o no facilitar nuestros objetivos de negocio.

Por ello aparecen nuevas necesidades que debemos abordar para transformar las oportunidades que surgen de todos estos retos que trae la revolución digital, en negocio para nosotros y para nuestros clientes.

Generando Alegría

Todos estos cambios que se están produciendo en nuestra sociedad, están transformando la forma en la que nuestros clientes se relacionan con sus clientes. Por ejemplo, cuando con Amazon Prime podemos comprar un artículo cualquiera y recibirlo en menos de dos horas para disfrutar de él, estamos generando un modelo de relación mucho más cercano con el cliente, fidelizando y generando alegría, cambiando el modelo emocional de negocio que hasta ahora conocíamos.

Para ello es necesario modificar la experiencia de cliente, tanto desde el punto de vista funcional como del emocional, acercarnos a él, a través de los medios que le generen más satisfacción y con modelos de negocio que les permitan realizar actividades y compras que antes no era posible, bien por el tiempo, la distancia o el precio.

Si conseguimos implementar la experiencia de cliente de la forma adecuada, seremos capaces de captar más clientes, convertir más ventas y fidelizar a largo plazo consiguiendo además la sensación de satisfacción por la utilización de nuestros servicios.

Explorando oportunidades

Uno de los principales retos que nos encontramos en los diferentes sectores es la disminución de barreras de entrada de nuevos actores, la desintermediación que las startups y nuevas empresas están consiguiendo, quitando clientes a las grandes corporaciones. La posibilidad de aplicar la digitalización a diferentes segmentos de la cadena de valor de cada sector, hace que sea más fácil conectar la oferta propia o ajena con la demanda, desplazando a los actores tradicionales en cada sector.

De igual modo, los nuevos modelos de negocio se ajustan a nuevas necesidades de nuestra sociedad, donde los usuarios, cada vez más, demandan nuevas experiencias. De nuevo, la digitalización permite conectar bienes ajenos con demanda de experiencias, por ello, actualmente Uber no necesita tener una flota de vehículos para ser una empresa de transporte, ni Airbnb necesita disponer de viviendas para alquilarlas.

Hoy, las empresas a través de la transformación de la experiencia del cliente, pueden implementar modelos de negocio rentables, sin necesidad de grandes inversiones y con gran acceso a clientes que hasta ahora eran inalcanzables.

Gestionamos la complejidad

Las organizaciones digitales han dejado de ser jerárquicas, constituyen equipos multidisciplinares orientados a la realización y finalización de productos, a su vez focalizados en el cliente y su experiencia. Son necesarias por tanto, organizaciones con competencias y capacidades autónomas, en formatos colaborativos, con conocimiento, experiencias y metodologías que permitan iniciar rutas de trabajo incrementales, hasta el mejor producto, servicio, experiencia de cliente y su consecuente éxito.

Para conseguir llevar las nuevas tecnologías al negocio de la forma más ágil posible, es necesario gestionar la complejidad de las organizaciones, los procesos y la cultura de la compañía.

Para ello es necesario disponer de nuevas metodologías que permitan agilidad, pero gestionando la complejidad y la calidad, siempre orientados y con un objetivo claro, la creación de productos viables, agilizando el negocio para garantizando el servicio a negocio.

Prediciendo el futuro, poniendo en valor la información

Los datos de los clientes impactan directamente en el negocio en dos ejes complementarios: la eficiencia en la operación y el crecimiento.

Tener acceso a la información de los clientes, su comportamiento, sus preferencias e intereses o su momento de vida, nos permite anticiparnos a sus necesidades. Esta información debe determinar la inteligencia comercial y del negocio. Personalizar, contextualizar y anticipar nos permite acompañar al cliente, ofrecerle una experiencia resonante y una asesoría de valor para sus necesidades en cada momento.

Adoptando y adaptando las nuevas tecnologías

Es necesario por tanto alinear la tecnología a los objetivos de negocio, poniendo a disposición de nuestros clientes el mejor producto y la mejor experiencia de uso, siendo transparente la tecnología, pero utilizando la mejor tecnología disponible para ofrecer una óptima experiencia de cliente.

Los nuevos modelos de negocio, la disrupción, la disminución de barreras de entrada para nuevos actores en cada sector, precisamente viene de la mano del cloud y tecnologías emergentes. Igual que las start-up aceleran su penetración en los mercados con agilidad y time-to-markets ajustados, es crítico que todas las organizaciones exploren y adopten la flexibilidad y la agilidad que les permita competir, permanecer y seguir liderando.

De esta forma, la tecnología se convierte en un medio para conseguir los mejores objetivos de negocio, adaptando y adoptando las nuevas tecnologías e integrándolas de forma sencilla con las tradicionales y con los nuevos modelos de proceso en la nube.

Balanceando lo útil y lo nuevo

La innovación está directamente relacionada con el cambio positivo “Possitive Change”. Para ello es necesario cambiar el “status quo” y esto no siempre es sencillo para nuestros clientes, el riesgo de equivocarse es alto y el riesgo de equivocarse tarde es aún peor.

Para ello es necesario disponer de herramientas y metodologías que permitan acertar el mayor número de veces y equivocarse lo antes posible, sin poner en riesgo la imagen de la compañía y la inversión en innovación.

Protegiendo lo más valioso

Cada vez disponemos de más información de nuestros clientes y por tanto es más importante protegerla de posibles riesgos, tanto de pérdida de información como de robo de la misma y la implementación de medidas de resiliencia para la recuperación frente a amenazas.

De la misma forma, la regulación y las normativas cada vez son más complejas debido al volumen de información y la necesidad de protegerla, pero son a su vez una oportunidad de generar nuevos modelos de negocio.

VASS está transformando las oportunidades en negocio

Por tanto, la sociedad está cambiando la forma de relacionarse con los clientes, y en VASS estamos ayudando a nuestros clientes a transformar las oportunidades en negocio, a través de la transformación de la experiencia de cliente, aprovechando los nuevos modelos de negocio, implantando modelos de operación que den soporte y agilidad a los procesos, generando valor con la información, utilizando las nuevas tecnologías y coexistiendo con las tradicionales, a través de la disrupción y teniendo siempre presente que hay que proteger lo más importante, la Información.

Todo ello contribuye a una llegada al mercado que aporta un grandísimo valor a nuestros clientes, que complementamos a su vez con cinco valores diferenciales: Nateevo, nuestra agencia de marketing digital con su advisory independiente, VDShop soluciones full Commerce para todo tipo de empresas, Serbatic con modelos de operación eficiente, VASSXtreme, la metodología para llevarlo a cabo, e Innovation Depot con su positive change y la escucha activa, que nos hacen ser únicos en el mercado.

Gonzalo Trigo – Director de Innovación VASS

Compartir